jueves, 3 de marzo de 2011

CREMA DE CASTAÑAS Y GUINDAS

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

La receta de hoy es, de esas que ves y te gusta, pero piensas: bah,... seguro que no es ni la mitad de buena de lo que luce. Pero de todos modos la hice. Y me equivoqué. Vaya si me equivoqué. No es que esté buena,… ¡está buenísima! Tanto me gustó que en poco tiempo la volví a hacer, a pesar de que no pertenece a la categoría de los guisos. Me refiero a esos, a los que puedes hacer cada semana y nadie se entera, ni protesta por repetirlos. Esta crema se nota.
Los dos ingredientes principales son, las castañas y las guindas. Esto me supuso un pequeño problema, puesto que aquí en la zona de Almería no se cultivan guindas. Ya sé que es invierno, pero que no hay ni en primavera, ni en verano, ni nunca. De hecho, tal como fruta fresca ni la conocen, sólo esas que se utilizan para adornar en la repostería y coctelería. Total, que no sé si en otras partes de España se cultiva y se come como fruta fresca o no. Investigaré. Pero como soy muy cabezota, las conseguí. Frescas no, en compota. Al súper donde compro suelen traer productos de Alemania, ya que hay aquí una colonia alemana bastante numerosa. Y entre otras cosas „raras”, traen también compota de guindas. (¡Que no es lo mismo que cerezas!) Supongo que las podéis conseguir en cualquier supermercado Lidl, que es una cadena alemana. En alemán se llaman: Sauerkirsche. Así de facilito...jaja. 
Bueno, hasta aquí los preliminares. ¡Ahora manos a la obra!

Ingredientes (para 4 personas):
• ½ kilo de guindas
• 250 gr de castañas (ya asadas o cocidas y peladas)
• 200 ml de nata
• una vaina de vainilla
• 2 cucharas soperas de jarabe de arce
• nuez moscada
• azúcar

Modo de elaboración:

Asamos o cocemos las castañas (aprox. medio kilo) hasta que estén tiernas. Yo las cociné en agua, me parece un método menos engorroso. Pero a cada un@ como le apetezca. Cuando estén listas las limpiamos, mejor lo hagáis en guantes de goma, porque pintan. Ponemos en un cazo las guindas deshuesadas, las castañas peladas, la vaina de vainilla abierta y cubrimos con aproximadamente medio litro de agua. Yo en parte aproveché el líquido de la compota. Le da un sabor más intenso. Cuando ha hervido unos cinco minutos, echamos el jarabe de arce, rallamos un poco de nuez moscada, ponemos la nata y un poco de azúcar, si fuera necesario, y listo. Sacamos la vaina de vainilla, batimos todo bien con una batidora eléctrica y colamos. A esta crema le va muy bien poner por encima un poco de nata montada o queso mascarpone. Yo opté por lo último.
¡Templada está riquísima!... y si no me creéis, comprobad vosotr@s mism@s.







0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...