miércoles, 27 de abril de 2011

LECHE FRITA

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

No os voy a descubrir nada nuevo - por lo menos a los españoles - con esta receta. La leche frita es uno de los dulces más típicos, sobre todo en la época de Semana Santa. Es un dulce de harina de maíz (maicena) cocida con leche y azúcar hasta que espesa, cortándose la masa resultante en porciones que se fríen.
Si bien su origen es incierto y muchas son las regiones españolas que dicen tener la auténtica receta (con distintas variantes todas ellas), todos los indicios indican que San Sebastián sea el punto de origen de este exquisito dulce de elaboración casera, aunque es uno de los postres más tradicionales de todo Castilla y León. Aunque, como hemos dicho, es un postre casero, puede encontrarse en algunas pastelerías y eso sí, suele ser uno de los postres que más se repiten en nuestros restaurantes dentro de la categoría: postres caseros. La forma de elaboración se realiza siguiendo recetas tradicionales, con variantes por zonas, pasadas de generación en generación.

Ingredientes:

• 1 litro de leche entera
• 150 g de maicena
• 150 g de azúcar
• 1 rama de canela
• corteza de limón
• corteza de naranja
• una vaina de vainilla

x harina
x huevos
x pan rallado
x aceite de girasol (para freír)

 azúcar
 canela molida

Mezclamos la maicena en un cuenco con algo de leche hasta que esté sin grumos. El resto de la leche la ponemos a calentar con la rama de canela, la vaina de vainilla abierta y raspada, y la corteza de limón y naranja. Cuidado, que la peladura de los cítricos sea la más fina posible, porque la parte blanca amarga la leche. Yo suelo utilizar un pelador de patatas que sólo corta una capa muy fina. Cuando la leche ya esté bien caliente pero sin hervir, la apartamos y dejamos que se infusione unos 15 minutos. Pasado este tiempo la colamos. Ponemos en un cazo o sartén bastante ancha al fuego la mezcla de la maicena y poco a poco le vamos añadiendo el azúcar y el resto de la leche sin dejar de remover con unas varillas, porque se forman grumos con mucha facilidad. Si fuera necesario, apartad la sartén del fuego hasta deshacer los grumos y volver a ponerlo. Debe quedar una crema espesa pero fina y sin grumos. A continuación la vertemos en un molde o bandeja de horno. Al extenderse debe tener un grosor de 1,5-2 cm. Tapamos con film transparente para que no se forme costra y dejamos enfriar. Cuando esté fría, la metemos a la nevera unas 2 o 3 horas para que cuaje bien y luego la cortamos en cuadros de 5x5 centímetros. Los pasamos por harina huevo y pan rallado y los freímos en aceite bien caliente. Los dejamos escurrir en papel de cocina y luego rebozamos en mezcla de azúcar y canela. (Nota: 1.) Yo suelo freír de una vez sólo lo que se va a comer en el momento, ya que está mejor recién hecho. 2.) Tradicionalmente los cuadros se pasan sólo por harina y huevo. Así también está rico, pero al pasarlos por pan rallado no se quedan hilos de huevo colgando y el pan rallado no altera el sabor. Es una opción.) Lo que no se va a freír en el momento, se puede guardar unos días en la nevera o lo podéis congelar. (Pero congeladlo ya cortado en trozos.)
Se suele servir con una bola de helado. Le va mucho el helado de turrón, el de nueces o de vainilla. ¡Probadlo!... no os vais a arrepentir.






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...