viernes, 13 de enero de 2012

SOPA DE COCIDO CON “CARACOLES” RELLENOS / CSICSERIBORSÓ LEVES TÖLTÖTT ÓRIÁS CSIGATÉSZTÁVAL

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

Me encantan los garbanzos por lo tanto los preparo con frecuencia. En ensalada, humus, falafel y el popular cocido pero aparte del cocido madrileño existen un montón de comidas y pucheros más en los que se emplea esta legumbre pero yo quería hacer hoy un caldo más suave. Al final me salió tan suave que luego estaba pensando qué le podría añadir para hacerlo más interesante y darle más consistencia. Así que decidí enriquecerlo con unas albóndigas de carne - esto se hace mucho en mi país - cuando vi que tengo un paquete de caracoles gigantes de pasta sin abrir que compré hace poco. Me vino un flash que podría rellenarlos, cocerlos y servirlos en la sopa. Dicho y hecho.  

Ingredientes:

·         200 g de garbanzos secos (si no hay tiempo para el remojo se pueden emplear garbanzos cocidos de bote, pero el resultado nunca será igual)
·         un hueso blanco salado
·         un trozo de costilla de ternera (aprox. 150 g)
·         1 puerro
·         2 zanahorias
·         1 chirivía
·         1 nabo
·         una ramita de apio
·         sal
·         agua
·         23-25 unidades de caracoles gigantes de pasta

 Para el relleno:

·         250 g de carne picada de cerdo (o mitad cerdo mitad ternera)
·         1 bollito salado o un trozo de pan del día anterior
·         1 cebolleta
·         1 diente de ajo
·         1 huevo
·         2 lonchas finas de jamón serrano
·         sal, pimienta
·         un manojito de perejil picado

El día anterior por la tarde ponemos los garbanzos en remojo en agua tibia. Antes de acostarnos les cambiamos el agua.


El día siguiente ponemos en una olla a cocer el hueso blanco y la ternera. Antes de que rompa a hervir le quitamos la espuma y cuando hierva echamos los garbanzos. (Los garbanzos siempre se echan en agua hirviendo, nunca fría.) Antes de que vuelva a hervir otra vez le quitamos la espuma. Limpiamos las verduras, las echamos al caldo y dejamos cocer a fuego suave con la olla medio tapada. Sobre la marcha probamos de sal pero cuidado porque el hueso blanco suelta bastante. Si durante la cocción fuera necesario echar más agua, que sea siempre agua hirviendo, para no romper la cocción de los garbanzos. Mientras se cuecen los garbanzos preparamos el relleno. Ponemos el trozo de pan a remojar en un poco de agua y cuando se ha hinchado lo escurrimos bien y desmenuzamos en un bol. Añadimos la carne y el jamón picadito, la cebolla y el ajo picados y el huevo. Salpimentamos, echamos el perejil picado y trabajamos bien todo con la mano. Ponemos esa farsa en una bolsa de plástico, le cortamos la esquina (yo no quería ensuciar para eso la manga pastelera) y rellenamos los caracoles. Podemos ayudarnos un poco a empujar con el dedo para que no quede ningún hueco vacío dentro. Reservamos. 


Cuando los garbanzos ya estén cocidos ponemos agua a hervir aparte en una cazuela baja. Cuando hierva echamos sal y cocemos los caracoles rellenos. Cuidado de no echar muchos a la vez para que no estén amontonados. (Al tiempo que pone el fabricante para cocer la pasta yo le añadí 5 minutos más.) Cuando estén cocidos los sacamos con una espumadera. Al servir pongamos dos o tres en el plato, echemos encima la sopa caliente y espolvoreemos con perejil picado. ¡Que aproveche! 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...