lunes, 2 de enero de 2012

CARACOLES STOLLEN / STOLLEN TEKERCS

Ez a recept megtalálható magyarul itt.


Este dulce tradicionalmente se suele preparar para Navidad pero sintiéndolo mucho a mí ya no me quedaban ni fuerzas ni ganas para ponerme a ello. El pastel Stollen (originario de Alemania) realmente no es mi favorito pero esta presentación formando caracoles despertó mi curiosidad, tanto, que desde que descubrí la receta AQUÍ no me dejaba en paz. Al final decidí prepararlos el día de Nochevieja. Lo único que cambié respecto a la receta original es, que las pasas (porque no gustan en casa) las sustituí por higos y que la fruta la dejé en remojo toda la noche en ron (en la nevera) en vez de sólo una hora. Estaba exquisito. Bueno, pongamos manos a la obra.

Ingredientes (para unos 18 caracoles):

·         550 g de harina
·         90 g de mantequilla a temperatura ambiente
·         14 g de levadura de panadero en polvo (¡no vale la levadura tipo Royal!)
·         1 huevo grande
·         250 ml de leche templada + una cucharita de azúcar
·         1 cuchara de café de nuez moscada recién rallada
·         una pizca de sal

Para el relleno:

·         100 g de masa de mazapán
·         100 g de higos secos
·         80 g de arándanos deshidratados
·         2 cucharas soperas de piel de naranja escarchada
·         150 ml de ron negro

Modo de preparación:

La noche anterior de hacer los caracoles preparamos una parte del relleno. Cortamos el pedúnculo de los higos y los troceamos menuditos. Los ponemos en un bol (o tupper) que se pueda cerrar junto con los arándanos y la piel de naranja y echamos encima el ron. Mezclamos con una cuchara, cerramos y dejamos macerar una noche en la nevera.

El día siguiente dejamos escurrir la fruta en un colador. Por otro lado ponemos en un bol grande la harina tamizada, echamos la levadura, una pizca de sal y rallamos la nuez moscada. Mezclamos todo bien con una cuchara. Echamos la mantequilla y la desmenuzamos con la harina hasta que no haya grumos grandes. Ahora templamos un poco la leche (¡cuidado se trata de templar no calentar!) con el azúcar, batimos el huevo en un cuenco y lo mezclamos con a leche. Poco a poco vamos echando esta mezcla a la harina mientras vamos amasando. Al principio la masa es muy pegajosa pero paciencia, con el tiempo se va despegando de la mano y de las paredes del bol. Tenemos que conseguir que se haga una bola lisa. Si es MUY necesario podéis echar un poco más de harina pero normalmente no hace falta. Cuando la masa esté lista ponemos a calentar el horno a 190 grados y preparamos dos bandejas de horno forrándolas con papel de hornear. Ahora en una superficie ligeramente enharinada estiramos la masa con un rodillo, procurando que tenga forma cuadrada y un grosor de aprox. un centímetro. Entonces repartimos por encima la fruta e igualmente la masa de mazapán desmenuzada.


La enrollamos con cuidado y con un cuchillo de sierra bien afilado vamos cortando trozos de unos 2 cm de grosor y los vamos poniendo “tumbados” a la bandeja de horno de manera que no se peguen unos a otros.


Terminado eso ponemos una lonchita muy fina de mantequilla encima de cada caracol. Horneamos en el horno bien caliente durante unos 25 minutos. Deben tener un color dorado pero no muy oscuro. Si veis que la parte de arriba está cogiendo color muy rápido podéis poner encima una lámina de papel de aluminio. Después de sacarlos del horno dejar enfriar encima de una rejilla y una vez templados espolvorear con azúcar glas. ¡Una delicia!


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...