domingo, 1 de enero de 2012

LAS LENTEJAS DE LA PROSPERIDAD / A JÓLÉTET JELKÉPEZŐ ÚJÉVI LENCSE

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

Primero quiero desear feliz año a todos los que seguís el blog. Espero que hayáis pasado las fiestas con alegría y que empecéis el año con energías renovadas como yo (por lo menos espero que sea así).  
Una de las cábalas más típicas de año nuevo es la de comer lentejas porque representan dinero, riqueza y prosperidad. Hay quién se toma una cuchara de lentejas nada más terminar las campanadas de las doce, otros esperan hasta la hora de comer.
Yo pienso que no hay ama de casa en España que no sepa hacer unas lentejas o por lo menos no haya probado hacerlas alguna vez. Eso sí, cada persona le da al plato su toque personal. Yo las hago bastante sencillas y ligeras. Pero las lentejas no sólo se pueden guisar sino hay otras muchas maneras de prepararlas, en ensalada, combinándolas con pasta, etc. A mí me encantan y las comemos en casa con frecuencia, excepto los meses calurosos de verano.  Las lentejas que comimos hoy, las preparé ayer ya que es bien sabido que los guisos toman cuerpo de un día para otro y los sabores se integran mejor. Desde luego estaban para chuparse los dedos. Merece la pena hacer más cantidad una vez puestos y congelar. Nos sacarán de algún que otro apuro. Pero vamos a ellas.



Ingredientes (para 4 personas):

·         250 gramos de lentejas pardinas (o cualquier otra variedad)
·         3 zanahorias medianas
·         2 nabos medianos
·         1 puerro grande
·         4 dientes de ajo
·         un pimiento verde
·         2 tomates
·         un tallo de apio
·         150 ml de vino blanco
·         1 cucharada de té de pimentón de la Vera (o pimentón normal)
·         sal, pimienta
·         una hoja de laurel
·         aceite de oliva
·         200 g de chorizo
·         2 patatas medianas


Modo de preparación:

Las lentejas - al contrario de lo que muchos piensan - son la única legumbre que no necesita estar en remojo. Es suficiente enjuagarlas un poco y ya está. Sin embargo no está demás prestar atención a la fecha de caducidad cuando se compran ya que cuantas más viejas están más tiempo de cocción necesitarán. Si son “frescas” en 30 minutos, una hora como mucho (dependiendo de la variedad) están cocidas.
Limpiamos las verduras y ponemos en una olla aceite de oliva. En esta olla empezamos a pochar el puerro (sólo la parte blanca), el apio, el pimiento, una zanahoria y un nabo todo ello bien picadito durante unos diez minutos a fuego moderado. Pasado este tiempo incorporamos el ajo fileteado, la hoja de laurel y unos minutos después los tomates pelados y picados. Echamos sal y seguimos pochando hasta que se evapore el líquido del tomate. Entonces mojamos con el vino blanco y dejamos cocer un cuarto de hora con la olla tapada. Apartamos del fuego, sacamos el laurel y trituramos el sofrito con la miniprimer. Volvemos a poner la olla al fuego, echamos el pimentón (yo esta vez probé por primera vez el pimentón de la Vera de sabor agridulce y le dio un punto a las lentejas que ni os cuento), pimienta recién molida y volvemos a echar el laurel. Añadimos un vaso de agua y cuando rompa a hervir incorporamos las lentejas, el resto de la zanahoria y nabo troceados, las patatas “chascadas” y el chorizo cortado en rodajas. Si fuera necesario echamos un poquito más de agua pero no las aclaréis mucho. La olla debe tener cuerpo. Seguimos cocinando a fuego suave durante 30-40 minutos. Antes de servir probamos de sal y... ¡a la mesa!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...