miércoles, 11 de mayo de 2011

ISLA FLOTANTE

Ez a recept megtalálható magyarul itt.


No sé porqué pero en mi casa no era costumbre hacer este postre a pesar de que en Hungría es muy corriente. En la cocina familiar se preparaban hojaldres, pasteles, bollos, buñuelos, pero no recuerdo ni una sola vez que mi madre habría hecho islas flotantes. Tal vez es por eso, que tardé tanto en preparar mi primera isla flotante.
Que ¿por qué se llama isla flotante? Probablemente nunca se sabrá el origen de su nombre pero según la ficción, una Isla Flotante es una masa de tierra capaz de flotar a una altura considerable sobre la superficie terrestre. Pues como todo el mundo sabe, en el mundo imaginario no hay leyes gravitacionales. Según la gastronomía, en cambio, una isla flotante es algo bien diferente: un postre delicioso.
La isla flotante es el postre favorito de los forofos del sabor de vainilla. Pero para que resulte realmente delicioso es necesario utilizar vainas de vainilla de verdad. Olvidaros de los sobrecitos de azúcar avainillado o las esencias. Es un postre fácil y rápido de preparar, no hace falta ser un chef con estrellas de Michelin. A parte de ser fácil y rápido necesita pocos ingredientes, por lo tanto pertenece a la categoría de los postres “relativamente” baratos. Pero cuidado, los pocos ingredientes que necesita, tienen que ser de primera. En nuestro caso la frescura y la calidad de los ingredientes juega un papel importante si queremos que el acabado sea perfecto. Si podéis, utilizad leche entera orgánica, pero si esto no es posible, elegid una con alto contenido de grasa. Igualmente es importante la calidad de los huevos, los más recomendados son los orgánicos o de corral. El bonito color de las yemas dará color al sabayón y las claras frescas son importantes para hacer unas islas bonitas. Al ser los huevos a base de este postre, en verano no se puede guardar durante mucho tiempo. Aunque hay poca probabilidad a esto por lo delicioso que está.

Ingredientes (6 raciones):

• 1 litro de leche
• 6 huevos
• 150 g de azúcar
• 2 cucharas soperas de azúcar glass
• 1 vaina de vainilla
• un trozo de corteza de naranja y de limón
• una pizca de sal
• agua
• almendras fileteadas

Modo de preparación:

Ponemos la leche en una cazuela amplia al fuego con las cortezas de naranja y limón. (Cuanto menos llevan de la parte blanca mejor, porque amarga la leche.) Abrimos la vaina de vainilla y raspamos las semillas en un platillo. La vaina vacía también la echamos a la leche. Mientras se calienta, separamos las yemas de las claras, pero de las claras sólo vamos a necesitar cuatro. El resto lo guardamos. Batimos las claras con las dos cucharas de azúcar glass hasta punto de nieve. Cuando la leche está a punto de arrancar a hervir, bajamos el fuego y con la ayuda de una cuchara (o dos) formamos unas bolas de la espuma de las claras y las vamos echando a la leche. (No echéis mucho a la vez porque se inflan en la leche caliente.) Las cocinemos unos instantes, les damos la vuelta y los vamos sacando con una espumadera a una fuente. Cuando tenemos listas las bolas, colamos la leche y le echamos la raspadura de vainilla. Reservamos. Con una batidora eléctrica batimos las 6 yemas de huevo con 100 g de azúcar y una pizca de sal hasta conseguir una crema firme y blanquecina. Entonces dejamos la batidora, cogemos unas varillas y removiendo continuamente vamos incorporando la leche a poquitos. Volvemos a poner todo a la cazuela y lo ponemos al fuego. Lo cocinamos sin dejar de remover hasta conseguir la consistencia del sabayón. Entonces lo apartamos y lo tapamos para que no se forme costra. (Es importante que no lo tapéis del todo para que el vapor pueda salir, al contrario se puede cortar el sabayón.) Lo dejamos enfriar.
Mientras, tostamos ligeramente las almendras fileteadas en una sartén, y hacemos una salsa de caramelo con el resto de azúcar y 1 o 2 cucharas de agua. Cuando tenemos el sabayón y la salsa de caramelo fríos, podemos servir el postre en unos cuencos, vasos anchos o copas. (Cada un@ a su gusto.) Ponemos del sabayón, las “islas” y encima de ellas echamos un poco de salsa de caramelo y almendras fileteadas.

¡Una delicia!


La receta original la vi en el blog húngaro Chili & Vanilia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...