miércoles, 2 de enero de 2013

DULCES NAVIDEÑOS IV. Galletas “linzer”

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

El año pasado también hice unas galletas parecidas a estas, llamadas “linzer”, con la diferencia que las otras llevaban almendra molida lo que dificultó bastante el manejo de la masa por lo tanto este año (2012!) opté por otra receta que es bastante más sencilla pero las galletas son igual de deliciosas. Popularmente se llaman galletas 3:2:1 por la proporción de los ingredientes principales.
 
Ingredientes:
·         300 g de harina
·         200 g de mantequilla fría
·         100 g de azúcar
·         una pizca de sal
·         1 vaina de vainilla
·         1 huevo batido

Preparación: 

1.       En un bol mezclamos la harina tamizada con una pizca de sal.
2.       Añadimos la mantequilla fría cortada en daditos y desmenuzamos con movimientos rápidos (o echamos todo en el robot de cuchillas)
3.       Raspamos la vaina de vainilla abierta, mezclamos las semillas con el azúcar y echamos a la harina.
4.       Finalmente incorporamos el huevo batido y amasamos con los dedos hasta que se integren todos los ingredientes.
 
Truco nº 1: Nos interesa manosear la masa lo menos posible para que la mantequilla no se derrita mucho, porque las galletas se deformarán con más facilidad en el horno.
 
Truco nº 2: Conviene estirar la masa en forma de cuadro o rectángulo que tenga un grosor de un dedo, envolverla en film y dejar en la nevera una hora.
 
Truco nº 3: Al sacar la masa del frigo partirla en dos y mientras trabajamos una mitad, la otra volver a meterla a la nevera.
 
Truco nº 4: Estirar la masa entre dos capas de film a un grosor de 3 mm, evitando así el enharinado continuo de la superficie donde se trabaja, ya que no conviene que la masa coja mucho más harina.
 
Cortar las formas con cortagalletas, que haya unas enteras y otras con un agujero en medio a partes iguales e ir poniéndolas a la bandeja de horno forrada con papel de hornear. Amasar y estirar los restos de la masa y seguir hasta que se acabe. Hacer lo mismo con la otra mitad.
Hornear 8-10-12 minutos (depende de cada horno) en el horno precalentado a 180 grados. No dejar dorarlas mucho, conviene que queden blanquitas.
Cuando se enfrían, untar las partes enteras con mermelada - la que hay en casa, a mí me gustan más ácidas: naranja, grosella (roja, negra) - y pegarles la otra parte con agujero. Finalmente espolvorearlas con azúcar glas. Aguantan mucho tiempo en un recipiente cerrado...aunque suelen “desaparecer” en tiempo récord. J  
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...