viernes, 11 de enero de 2013

POLENTA...con lo que encontré en la nevera (y fuera de ella)

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

Esta es otra receta que se quedó por el camino sin traducir, pero por fin llegó su hora. La creación de esta receta (ufff...que ostentoso suena esto) ha sido fruto  de una limpieza de la nevera. Mejor dicho un día decidí que voy a relajarme un poco con las compras (a veces compulsivas) y voy a intentar a cocinar aprovechando todo lo que hay en la nevera hasta dejarla vacía...o casi. Y poco a poco se iban acabando las existencias hasta que un día la abrí y la encontré casi vacía. Tuve algunas ideas para el almuerzo pero a todas me faltaba algún ingrediente, ganas no tenía para bajar a comprar y para descongelar ya no había tiempo. Así que saqué todo lo que había y me puse a pensar a ver qué podría hacer de ello. Entonces me acordé que hace poco compré un paquete de polenta y ni siquiera la había probado aún. Miré las demás cosas que había y se me ocurrió una idea que resultó un éxito. Os recomiendo este plato y en general la polenta que nos gustó mucho y desde entonces la preparé ya varias veces.

Ingredientes (para 2 personas):
Polenta:
·         100 g de polenta
·         ½ litro de caldo de verduras o de pollo (en el paquete pone 400 ml de líquido para 100 g de polenta, pero a mí me absorbió medio litro)

“Todo lo demás”:
·         media cebolla
·         1 diente de ajo
·         un trocito (unos 10 cm) de chorizo picante
·         media lata de tomate natural pelado y troceado (aprox. 150 g)
·         unas ramitas de tomillo fresco
·         un puñado de hojas de albahaca fresca
·         sal
·         aceite de oliva
·         una bola de queso mozzarella
·         100 g de queso provolone rallado


Primero ponemos a calentar el caldo. Voy a ser sincera y reconozco que yo esta vez utilicé agua y una pastilla de avecrem porque quién me lo va a creer que teniendo la nevera vacía justo en este momento tenía preparado un caldito. J O sea, cuando el caldo esté hirviendo bajamos el fuego al mínimo y empezamos a echar poco a poco la polenta, mientras estamos removiendo con una cuchara continuamente. Cuidado, porque si hierve mucho, salpica! 

 
Seguimos removiendo de vez en cuando, mientras en una sartén ponemos a freír la cebolla picada. Troceamos el chorizo y el ajo y cuando la cebolla esté “bailando” (jeje...como se pega todo de Argüiñano) los echamos en la sartén. Removemos y añadimos el tomate también. Salamos, echamos las hojitas de tomillo y dejamos cocinando a fuego lento. Llegado este momento ponemos el horno en marcha a 200 grados. Cogemos una fuente mediana apta para hornear (pyrex o similar) la untamos con un poco de aceite y cuando la polenta esté lista (aprox. 30 min.) la echamos y la extendemos con una cuchara. Echamos las hojas de albahaca troceadas a la salsa a la que a continuación la extendemos encima de la polenta. Finalmente repartimos la mozzarella cortada en rodajas finas y espolvoreamos con el queso provolone.
 

Metemos la fuente en el horno y horneamos hasta que la superficie esté tostada. Esperamos a que temple un poco y servimos. La polenta conforme se va enfriando se va volviendo cada vez más compacta, por lo tanto merece la pena esperar un poco porque así se corta mejor. Tengo que decir que a mí me gustó incluso más fría, que caliente. ¡Estaba de muerte! Moraleja: a veces se pueden hacer platos deliciosos con pocos ingredientes sólo hay que poner en marcha la imaginación. J




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...