lunes, 7 de enero de 2013

RISOTTO DE ROVELLONES (O NÍSCALOS)

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

Aunque no he probado aún todas las clases de setas pero a las tuve la suerte de probar la palma se llevan los rovellones. La primera vez que las probé fue en un viaje a Barcelona y me encandilaron. Desde entonces cuando las veo en algún sitio enseguida compro. Y no es que sea precisamente la seta más barata. J Las preparé ya de varias maneras pero como más me gustan es, en risotto. El risotto de rovellones me chifla. Si encontráis esta clase de setas en el mercado, en la frutería (o en el bosque) no dejéis de probarlas. Aunque cuidado con los del bosque si no sois muy expertos en la materia. Mejor consultar con alguien que entienda del tema antes de que pase algo desagradable.


Ingredientes (para 2 personas):
·         150 g de arroz especial para risotto (arborio, carnaroli o vianone nano)
·         250 g de robellones
·         2 chalotas (o una cebolla pequeña)
·         2 dientes de ajo
·         100 g de mantequilla
·         100 ml de vino blanco seco
·         aprox. 1 litro de caldo de verduras (o de carne)
·         un manojo pequeño de perejil
·         50 g de queso parmesano recién rallado

Primero ponemos a calentar el caldo hasta que casi hierve. Bajamos el fuego y lo mantenemos caliente.
 
En una cazuela o sartén de base gorda (los mejores son las cazuelas de hierro) ponemos la mitad de la mantequilla y cuando ya está espumosa echamos las chalotas y los ajos picados.
 
Mientras se están haciendo a fuego medio, limpiamos las setas (si no es muy necesario no las lavéis, sólo uséis un cepillo) las troceamos y las añadimos a la cazuela. Salpimentamos y dejamos que se hagan unos 15 minutos.
 
Entonces echamos el arroz, y mientras lo estamos mareando un poco, en un cazo pequeño hervimos el vino. Mojamos el arroz con el vino, bajamos el fuego y seguimos removiendo con una cuchara hasta que lo absorba.
 
A continuación echamos un cucharón del caldo caliente (es importante que todo esté caliente para no interrumpir la cocción) y seguimos removiendo mientras va hirviendo lentamente (lo que se dice comúnmente “chup-chup” J). Cada vez que se consuma el caldo echamos un poquito más y movemos. ¡Es importante no tapar!
 
El arroz estará listo en unos 20-25 minutos. Cuando lo mojamos por última vez (puede que coja todo el caldo) entonces añadimos el parmesano rallado y el resto de la mantequilla (fría) troceada. Removemos, espolvoreamos con el perejil picado, apartamos del fuego y tapamos unos 5 minutos. Ya está. Lo podemos servir.
 
Por supuesto cada persona hace el risotto a su gusto. A unos les gusta más seco, a otros más cremoso. A mí me gusta cremoso pero no tanto como para pegar carteles. J
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...