viernes, 28 de octubre de 2011

SALADITOS DE CALABAZA AL AROMA DE ROMERO Y TOMILLO / SÜTŐTÖKÖS POGÁCSA ROZMARINGOS-KAKUKKFÜVES AROMÁVAL

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

Los saladitos en Hungría son diferentes que aquí en España, pero no por ello son menos buenos. Aquí normalmente se hacen de masa de hojaldre y llevan diferentes rellenos. Ahora os traigo unos saladitos diferentes de mi país pero como estamos en plena temporada de calabaza he cambiado algunos ingredientes por este manjar y me han salido la mar de buenos. Se pueden degustar como aperitivo, como picoteo o para acompañar una sopa calentita sustituyendo el pan. Como se trata de una masa levada hay que saber que no se hacen en media hora ya que se deben respetar los tiempos de levado. Los que manejéis masa levada, sabéis como va esto. Pero no hay que asustarse porque mientras está levando la masa podemos hacer otras cosas, no es necesario estar quietos y mirarla. Os voy a dejar sólo la mitad de los ingredientes que pone la receta original (menos el huevo) pero si tenéis familia más grande, esperéis invitados o simplemente queréis hacer más cantidad, sólo tenéis que doblar los ingredientes, menos el huevo. ¡Vamos a ello!

Ingredientes:

• 300 g de harina
• 150 g de calabaza (ya asada)
• 85 g de mantequilla a temperatura ambiente ( 75 g para amasar, 10 g para untar)
• 15 g de levadura fresca de panadero
• 100 ml de leche, una pizca de azúcar
• 1 cucharada rasa de sal
• 1 yema de huevo ( la clara la reservamos al final para pintar)
• 1 cuchara de hierbas frescas picadas (romero, tomillo)

La calabaza la podéis asar de manera tradicional cortada en gajos, pero yo esta vez la corté en cuadraditos de 2x2 cm porque una parte de ella utilicé de guarnición. Puse la calabaza - pelada y cortada en cuadraditos - en un bol, eché por encima un chorrón de aceite de oliva y la mezclé bien para que el aceite la envuelva por todos los lados. Entonces la vertí en una bandeja de horno forrada con papel de aluminio, la eché por encima sal de Maldon, pimienta recién molida, unas ramitas de romero y tomillo y la metí al horno a asar. Cuando ya estaba tierna, la saqué y aparté 150 gramos para la masa de los saladitos.


En un cacharro templamos la leche azucarada (es muy importante que la leche no esté muy caliente!) apartamos y disolvemos en ella la levadura. Tapamos con un platillo y dejamos que fermente (aprox. 10 in.). Mientras, ponemos en un bol la harina tamizada, la sal, las hierbas picadas y mezclamos todo bien con la mantequilla. Ahora echamos la yema del huevo, la calabaza hecha puré y la leche con la levadura y amasamos bien con la mano. En principio la masa es muy pegajosa pero no os desesperéis, después de un buen amasado se despega de la mano y del bol. Cuando esté bien trabajada se hace una bola lisa. Entonces la sacamos del bol al cual echamos unas gotas de aceite y lo untamos. Volvemos a poner en él la masa, lo tapamos con un paño de cocina y dejamos levar la masa en un lugar de la cocina donde no haya corrientes hasta que doble su volumen (aprox. una hora). Cuando vemos que ha doblado su volumen, la ponemos a una superficie enharinada y la estiramos con un rodillo formando un cuadrado de un grosor de aprox. un dedo.

Con la ayuda de un pincel de cocina la untamos con mantequilla derretida.


Ahora mentalmente repartimos la masa en tres partes de arriba abajo. El tercio de arriba lo doblamos hacia abajo...

...y el de abajo hacia arriba.


Luego de izquierda hacia la derecha...


...y de derecha hacia la izquierda.


Le damos la vuelta a la masa y la volvemos a poner en el bol.


Tapamos y dejamos levar 20 minutos.


Pasado este tiempo volvemos a estirar la masa - siempre en una superficie enharinada -, volvemos a untarla con mantequilla y doblarla como antes. Volvemos a ponerla en el bol para levar otros 20 minutos. Tenemos que repetir esta operación por tercera vez también y dejar a levar la masa 20 minutos. Entonces la volvemos a estirar de un grosor de unos 2 cm y con una cuchilla o un cuchillo bien afilado hacemos unos cortes superficiales (apenas tocando la masa) en forma de reja y con un molde redondo de 4-5 cm de diámetro pinchamos de la masa los saladitos y los vamos poniendo en una bandeja de horno forrada con papel de hornear. No los pongáis muy cerca unos a otros. Hay que tener en cuenta que aún van a crecer. Cuando estén todos en la bandeja, los tapamos con un paño de cocina y dejamos levar otra media hora. Finalmente batimos la clara de huevo ligeramente y pintamos con ella la superficie de los saladitos y los metemos al horno precalentado a 180 grados. Los horneamos durante unos 15-20 minutos o sea hasta que tengan un color ligeramente dorado. Entonces los sacamos, dejamos enfriar un poco y los devoramos.

¡Están exquisitos!


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...