jueves, 6 de octubre de 2011

CARRILLADA DE TERNERA AL AZAFRÁN / SÁFRÁNYOS MARHAPOFA RAGU

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

No soy muy carnívora pero de vez en cuando me apetece tomar una buena carne. Por lo tanto no me gustan nada las carnes empaquetadas con antelación en las neveras del los supermercados. Yo soy más de ir a la carnicería y elegir la pieza de la que voy a comprar. Conozco a mucha gente a la que le da igual que parte de la ternera compran por ejemplo para hacer un buen guiso, prácticamente sólo se guían por los precios. A mi gusto la ternera tiene tres partes que son fabulosos para guisar: el morcillo, el rabo y la carrillada. Son partes muy jugosas que se quedan tan tiernas como la mantequilla. Se deshacen en la boca... si están bien hechas, claro. Evidentemente se pueden guisar otras partes también, es cuestión de gustos. En el blog ya hay una receta de rabo de ternera, la de hoy vamos a hacerla de carrillada. ¡Empecemos!

Ingredientes (para 2 personas):

• 2 carrilladas de ternera (aprox. 600-700 g)
• 1 cebolla
• 1 zanahoria
• 300 g de patatas de tamaño más bien pequeño
• 150 ml de vino blanco
• 2-3 dientes de ajo
• 1 laurel
• 1 manojito de tomillo fresco
• una cucharada de café de pimentón dulce
• perejil
• unas hebras de azafrán
• sal
• aceite de oliva

Modo de preparación:

Primero limpiamos la carne de grasas y le quitamos la telilla.



Luego picamos los ajos y un poco de perejil y lo echamos al mortero junto con la cucharada de pimentón y la sal.


Machacamos todo bien, lo mezclamos con un poco de aceite y con esta mezcla untamos la carne por los dos lados. La dejamos macerar como mínimo media hora.


Mientras, limpiamos y troceamos la cebolla y la zanahoria y ponemos a pocharla en una olla con el laurel y el tomillo.


Aparte doramos la carne por ambos lados en una sartén.


Cuando esté doradita la ponemos en la olla.


Echamos un poco de vino a la sartén y con una cuchara de madera rascamos suavemente los trozos pegados al fondo siempre encima del fuego.


Terminamos echando el resto de vino, dejamos que hierva un poco y lo echamos a la olla a través de un colador. Tapamos la olla y dejamos cocer la carne a fuego muy suave.


Hervimos un buen vaso de agua y machacamos las hebras de azafrán en el mortero. Apartamos el agua del fuego y le echamos el azafrán. Dejamos esta “infusión” aparte y pelamos las patatas. Si son pequeñas las dejamos enteras, si son más grandecillas las partimos, pero dejándolas en trozos grandes. Después de lavar las ponemos en un bol y les echamos encima la “infusión” de azafrán. De vez en cuando les damos la vuelta.


Volvamos a la olla. Cuando el tenedor ya entra fácilmente en la carne, sacamos los trozos a un plato (tiramos el laurel y tomillo), pasamos la salsa por un colador...


...y volvemos a echarla a la olla e incorporamos también la carne, las patatas y el líquido con azafrán.


Tapamos y dejamos cocer a fuego moderado hasta que las patatas estén hechas.


Entonces sacamos la carne, la troceamos con un cuchillo bien afilado ponemos los filetitos en los platos, salseamos y acompañamos con las patatas y un poco de perejil picado. ¡Para chuparse los dedos!

¡Que aproveche!


Fuente de la receta: La cocina de lechuza

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...