lunes, 5 de marzo de 2012

TARTALETAS RELLENAS DE RICOTTA, ESPINACAS, JAMÓN Y QUESO PARMESANO / SPENÓTOS-SONKÁS-PARMEZÁNOS RICOTTÁVAL TÖLTÖTT TORTÁCSKÁK

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

Esta masa quebrada la vi en el libro del famoso pastelero francés Michel Roux “MASAS saladas y dulces”. Reconozco que a la primera vez que trabajé con ella me cabreé más de una vez pero no por culpa de la masa sino más bien por mis despistes. Porque la masa es una maravilla pero luego tiene unos truquitos que no conviene olvidar...lo que me pasó a mí. La idea de relleno me la dieron unas espinacas olvidadas en la nevera y un trozo de requesón. Aunque seguramente muchas sabéis como se hace la masa quebrada yo os voy a dar la receta de esta, por si la queréis probar algún día. Si no vais a utilizar toda la masa que sepáis que se puede guardar en la nevera durante una semana o en el congelador durante tres meses. Yo sólo utilicé la mitad y la otra la congelé. ¡Vamos a ello!   

Ingredientes:

Para la masa:
·         250 g de harina
·         150 g de mantequilla a temperatura ambiente
·         1 cucharada de café de sal
·         1 huevo
·         1 cuchara sopera de leche fría

Para el relleno:
·         1 manojo de espinacas frescas (aprox. 100 g) se pueden sustituir por congeladas
·         100 g de requesón o ricota
·         50 g de jamón serrano
·         1 huevo
·         1 cuchara sopera de créme fraiche (opcional)
·         sal, pimienta
·         queso parmesano rallado

Ponemos la harina tamizada en un bol junto con los otros ingredientes de la masa y los mezclamos hasta formar una bola. Luego la amasamos enérgicamente en una superficie ligeramente enharinada hasta que la masa esté lisa y elástica. La partimos por la mitad, envolvemos las dos bolas en film transparente y una la metemos en el congelador y la otra a la nevera durante una hora.


Mientras reposa la masa, preparamos el relleno. Lavamos bien las espinacas y las ponemos en agua hirviendo unos cinco minutos. A continuación las escurrimos, enjuagamos con agua fía y las dejamos escurrir del todo. Picamos el jamón, lo salteamos unos minutos en unas gotas de aceite y reservamos. Ponemos en un bol el requesón y lo aplastamos con un tenedor. Añadimos el huevo, las espinacas (previamente picadas en una tabla) y el jamón. Salpimentamos y rallamos una cantidad de queso parmesano la que nos parezca. Cada uno a su gusto. Mezclamos bien con el tenedor y si fuera necesario “aligeramos” un poco con una cuchara de créme fraiche o un poquito de nata. Reservamos. Precalentamos el horno a 180 grados. Sacamos la masa del frigorífico y la trabajamos un poco para que coja temperatura. En una superficie enharinada la estiramos con el rodillo a unos 2-3 milímetros de grosor. Con un aro de 12 centímetros de diámetro sacamos unos discos y los vamos poniendo en los moldes (los míos son de 9 cm de diámetro, esto cada cual lo adapta a los suyos) y lo que sobra lo vamos apartando.


Como esta masa primero hay que hornearla “a ciegas” o sea sin relleno, encima de la masa ponemos otro molde vacío y algo que haga peso. Yo destiné unas latas de pimiento morrón para esto. Las horneamos así durante 15 minutos. Las sacamos y cuando se enfrían las desmontamos y reservamos.


Seguimos con todo esto, siempre amasando y estirando el resto de la masa hasta acabar con toda. Entonces volvemos a poner las tartaletas en los moldes,  ponemos en cada una cuchara del relleno y las horneamos unos 10 minutos.

Esperamos hasta que templen, las desmoldamos y listas para servir. ¡Que aproveche!


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...