lunes, 10 de septiembre de 2012

POLLO GUISADO CON ÑOQUIS Y ENSALADA DE PEPINOS

Ez a recept megtalálható magyarul itt.

La verdad es, que últimamente no hago platos de mi tierra con mucha frecuencia, pero el otro día - trajinando en Facebook - de sopetón me encontré de enfrente con una foto de pollo guisado “a la húngara” que se me hizo la boca agua. No tuve escapatoria, tenía que hacerlo. J  
Es un clásico de la gastronomía húngara pero esta vez lo hice de manera un poco diferente. Este es el plato que los extranjeros suelen llamar gulash pero que no lo es. Es un guisado de carne (de cualquier tipo) que se suele acompañar de una especie de ñoquis muy típicos en Hungría que son diferentes a los ñoquis italianos. De hecho hay un aparato, una especie de “pasañoquis” pero si un@ no tiene este utensilio también se los puede ingeniar. La masa básica de estos ñoquis se hace de huevos y harina, pero se puede enriquecer a gusto del consumidor. Yo le suelo añadir una cuchara de nata ácida (o crème fraiche) por cada huevo. Me resultan así más suaves sin llegar a ser blandengues. Esta vez como tenía un buen manojo de eneldo fresco en la nevera, piqué un puñado (como dos cucharas soperas) y se lo añadí también a la masa. Como así los ñoquis iban a ser un poco diferentes se me ocurrió hacer el guiso también de manera diferente. Normalmente se prepara en el fuego, en verano incluso es costumbre hacerlo al aire libre sobre fuego vivo. Yo esta vez en vez de hacerlo en el fuego lo hice en el horno. El resultado ha sido espectacular. Volviendo un poco a los ñoquis, si alguien no quiere hacerlos puede cocer cualquier tipo pasta corta para acompañar, o si no le gusta la pasta también puede hacer de guarnición patatas cocidas. De hecho si el guiso se hace de ternera, cordero o venado, se suele acompañar con patatas cocidas. Pero vamos a poner manos a la obra.
Pollo guisado “a la húngara”

Ingredientes (para 4-5 personas):
·         1 pollo aproximadamente de 1,5 kg si es campero mejor (yo lo hice de la mitad de un pollo de 2,5 kg)
·         1 loncha fina (4-5 mm) de tocino/tocineta/o lacón ahumado (opcional)
·         1 cebolla grande
·         4 dientes de ajo
·         ½ cuchara sopera de pimentón dulce (o paprika)
·         1 cucharita de café de comino molido
·         1 cucharita de café de mejorana
·         sal, pimienta negra recién molida
·         1 lata (300 g) de tomate fresco, pelado y troceado  
·         1 pimiento italiano pequeño
·         3 tomates enteros secos (o seis mitades)
·         sal, pimienta

Para los ñoquis:
·         3 huevos grandes
·         3 cucharas soperas de nata ácida (o crème fraiche)
·         1 cucharita de sal
·         2 cucharas soperas de eneldo fresco picado (opcional) o se puede sustituir por perejil
·         harina

Modo de preparación:

1.     Cortamos la corteza del tocino y lo cortamos en dados pequeños (bueno, no a este trozo de la foto, sólo a una loncha). Ponemos en una cacerola de hierro y lo tostamos en el fuego hasta que suelte la grasa (cuidado de no quemarlo). ¡No añadir aceite!
 
 
2.     Picamos la cebolla y la echamos a la cacerola. Cuando la cebolla esté dorada, echamos también el ajo picado. Le damos unas vueltas y apartamos del fuego.
 
 
3.     Dejamos enfriar un poco y espolvoreamos con el pimentón. Mezclamos y añadimos el pollo limpio y troceado. Echamos por encima el comino y la mejorana, salpimentamos, mezclamos y volvemos a poner sobre el fuego. ¡No añadir ni una gota de agua!
 
 
4.     A fuego medio dejamos que el pollo suelte y consuma su propio jugo. Importante no tapar la cazuela.
5.     Cuando apenas queda líquido, pasamos el pollo de la cacerola a una olla apta para el horno que tenga tapa (puede ser de barro o de cristal).
 
 
6.     Añadimos el tomate, el pimiento cortado en trozos y los tomates secos.
 
7.     Tapamos la olla y la ponemos al horno (a media altura) precalentado a 200 grados. Dejamos aproximadamente 1,5 horas. De todos modos pasada una hora se puede sacar la olla y comprobar si la carne esté hecha o no. Debe quedar tierna. Si el pollo era grasiento en este momento también podemos desengrasar el guiso.
 
 
8.     Cuando al pollo ya le falta poco, ponemos agua abundante a calentar en una olla.
9.     Mientras, cascamos los huevos en un bol, echamos la nata ácida, sal y eneldo. Mezclamos bien con un tenedor y vamos echando harina poco a poco, mezclando con una cuchara de madera hasta conseguir un espesor que apenas pase de ser líquido. Tiene que ser una masa bastante blanda como se ve en la foto. Es importante no trabajarla mucho, no importa si se queda grumosa.
10.  Cuando el agua esté hirviendo a borbotones le echamos sal, ponemos el “pasañoquis” encima de la olla y echamos una cantidad razonable de masa para que no salga fuera, y con la espátula vamos pasando delante-atrás, cortando así la masa que va cayendo al agua.

 
 
11.  Como es una masa muy blandita enseguida se cuece. Cuando terminamos con una tanda, quitamos el “pasañoquis” y con una cuchara de madera mezclamos los ñoquis (que deben estar todos flotando) para que no se peguen. En un bol grande ponemos agua fría y con una espumadera (o un escurridor pequeño) sacamos los ñoquis y los pasamos al agua fría.

 
12.  Terminamos con el resto de la masa (esta cantidad en 3 o 4 tandas está lista) y dejamos los ñoquis escurriendo.
13.  Ponemos en una sartén grande un poco de aceite, vertemos los ñoquis encima, recalentamos (o también los podemos calentar en el microondas) y servimos con el guiso.

 









Es muy típico servir este plato con una ensalada de pepinos con nata ácida. Os dejo los ingredientes por si alguien quiere probarla:

·         pepinos
·         nata ácida
·         sal, pimienta
·         vinagre de vino blanco
·         pimentón dulce
·         un diente de ajo pequeño (opcional)

Se pelan los pepinos y se cortan en rodajas finas en un bol y se les echa bastante sal.
 
 
Se dejan así media hora.
 
 
Pasado este tiempo se escurren apretando con las manos bien y se echan en otro bol. Se les echa el ajo rallado (si se quiere), pimienta recién molida, un poco de vinagre, una cantidad generosa de la crema ácida y se mezcla bien. Hay que probar y si fuera necesario echar un poco más de sal o vinagre (a gusto de cada) pero no deben quedar muy ácidos. Al servir la ensalada se espolvorea con un poco de pimentón dulce. 
 
 
Nota: sustituyendo el aparato "pasañoquis" se puede echar la masa en un plato llano y con una cuchara ir echando ñoquis al agua poco a poco. Así es un poco más lento el proceso y nos salen más irregulares pero hay quien le gustan mucho más estos ñoquis más rústicos. :-)

7 comentarios:

  1. No dudes que esta receta la haremos ^_^. Por favor qué delicia, y esos ñoquis, y esa ensalada... TODO!!!.... I love Hungría!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja....ya me contarás como te ha salido! ;-)

      Eliminar
  2. De miedo, fue este fin de semana.. oye a esos ñoquis como los llamáis en Hungría que no me acuerdo?

    ResponderEliminar
  3. Y no has tirado ni una foto??...jajaja. Me alegro que os haya gustado. ¿Habéis hecho también los ñoquis? (en húngaro se llaman: nokedli) :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, que hemos hecho la receta con paso a paso, aunque los nokedli no los hemos podido hacer :), no teníamos ese rallador plano y no queríamos experimentar. Oye Eva ¿puedes decirnos algo del origen de este plato? o es de origen humilde, como tanto millones de platos en el mudndo :)

      Se llama Csirkepörkölt nokedlivel?

      Eliminar
    2. Sí, se llama "csirkepörkölt nokedlivel". Cuanto más "fuerte" es la carne más sabroso sale el guiso. Entre las aves el pörkölt más sabroso se hace de capón "kakaspörkölt".
      En este enlace puedes leer más sobre la historia de "pörkölt". Es bastante correcto: http://es.wikipedia.org/wiki/P%C3%B6rk%C3%B6lt
      Al final del artículo donde habla de los variantes, el "pacalpörkölt" es igual a callos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...